27 dic. 2010

Tres deseos

Quiero escribir una entrada perfecta para un blog que nadie lee. Sería como degustar, en soledad, un exquisito plato hecho en la cocina de casa. La luna no necesitó de los poetas para ser hermosa. El San Martín hace Retiro-Pilar aunque vayan cinco o vayan quinientos pasajeros.

Me pregunto por qué uno tiende a adueñarse de las cosas. Qué sensación se tendría al vivir tres siglos más que el resto de nuestros seres queridos. ¿Seguiríamos añorando a cada uno de los que ya no están u optaríamos por la búsqueda, incesante, del amor en los que entonces habitarían el mundo?

La navidad no es un cuento, sino una buena excusa.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

El universo es una perversa inmensidad hecha de ausencia. Uno no
está en casi ninguna parte. Sin embargo, en medio de las infinitas
desolaciones hay una buena noticia: el amor.
(A. Dolina, Crónicas del Ángel Gris)

LUKA DI GIOVANNI dijo...

yo creo que las dos son perfectamente conbinables....

me mato tu analogía con el tren, pero bueno eso es algo que tiene la pos modernidad escribir algo en un blog donde casi nadie lo leera, pero que lo podes compartir....hasta el mas timido, puede escribir algo para un millon de personas sin saberlo y quiza no pueda entablar conversación con su vecino.