22 oct. 2008

Escuchando Calamaro

Hay cosas que bien dichas cierran. Son oraciones perfectas. Ideas que flotan alrededor nuestro, que algunos atrapan y van cantándolas por ahí. Hay sentimientos cuya marca ha sido hecha realidad en un sinfín de manifestaciones registradas. Hay discos viejos y otros que nunca pasan de moda y artistas que los graban para contarnos cómo les resulta vivr. Toda selección es injusta. A continuación elegí tres, entre una lista de unas cuantas. Siempre se pierde algo al ganar. Si estás corriendo ya no estás. Ya dejaste este lugar, a menos que te encuentres nadando a la misma velocidad que toda la corriente de agua que se te viene en contra, como lo hace el salmón.


Hoy no estoy para mensajes universales, para melancolías, para curar heridas por azar, nadie me va a entender, hoy estoy para seguir. Para qué romperse la camisa debajo de la brisa de un ventilador. Sí, por qué. Tengo el día cambiado, tengo horas para escribir sin tratar de vivir. Hoy estoy para seguir. Acá estoy, como hoy, como siempre. Para lo que Usted guste mandar. Una tos en el cuarto de al lado, alguien despertándose al costado; me dicen que no estoy solo, que estoy acompañado. Ya me estoy haciéndo una idea. Justo cuando pensaba en vos me despierto. Estoy vivo y abro los ojos, compruebo que todo funciona. Hay que vivir, hoy estoy para seguir.

Algunas me duelen y otras no. Otras me quieren todavía. Algunas me quieren y me odian a la vez. Algunas me partieron en tres y sigo buscando algún pedazo. Alguna se comió mi corazón. Alguna vez te quise demasiado, la verdad es que sigo colgado de la que me colgó la última vez. Hay encuentros que nunca quise olvidar y no dejo de esperar el nuestro, partiéndome. Alguna vez pedí perdón mil veces. Pero tengo mil más y respiro sin mirarte en el aire. Mirarte en el aire es mi mayor problema, partirme en pedazos rotos de espejos. Y estás muy lejos. Dicen los mas viejos del bar: primero hay que aprender a olvidar. No se si habras podido por los dos, porque yo...







No dejes que tu ángel te abandone, es más fácil volar con él.












Andrés Calamaro. El Salmón (2000): "Para seguir"; "Chicas"; "Lorena".

No hay comentarios :