31 ene. 2012

Rosario

Cuentan los vecinos de la calle Estado de Israel que un par de veces al año un coche negro con los cristales tintados, gama alta, se asoma por la esquina de Ayacucho y circula despacito hasta pararse unos segundos en la puerta del número 525 antes de seguir camino y desaparecer por 1º de Mayo en busca de la avenida Uriburu. Están convencidos de que el coche lo maneja Leo, que, tan silencioso como cuando era niño, vuelve cuando puede a su calle, a la calle de la Pulga.

(nota completa)

No hay comentarios :