21 ago. 2010

Love

Pasó casi un mes desde la última actualización del blog. Es que pasaron tantas cosas también desde el último post a este, que escribo desde su notebook  mirando el balcón mientras ella se fue a una clase. Sábados de mañanas con sol. A veces, sentimos que cuando todo está muy bien, el tiempo real, el de las cosas que no deberían pertenecer a nuestras preocupaciones humanas pero a las que tampoco siempre podemos escapar, las estúpidas obligaciones, las horas socialmente necesarias, transcurren más rápido así, y se escapan sin que veamos pasar las agujas del reloj. Yo no sé por qué. Infinita colgadez que nos pone en otro plano; días de chocolate; fuerza natural de horas vividas viendo como se me divorciaban las mesitas de luz. Ya despiértate nena (sube al rayo al fin).

No hay comentarios :