24 feb. 2010

Viernes -3

Estoy, estamos, a treinta y seis horas. En realidad son menos, treinta quizás. ¿De qué? No importa. Si lo contamos en un lapso de tiempo como si fuera un paquete turístico, unas "vacaciones en", serían tres días y dos noches. Pero no lo es. Es más desquiciante. Más caótico.

Empecé a recordar. Toda la carrera hoy está en este Aleph. Muchos de mis profesores. Los trabajos prácticos. Los bochazos (que los hubo). Las alegrías, algunos nueve o diez. Los compañeros que me llevo de años, cruzándonos en Buenos Aires. Las compañeras. El CBC. Me llevó diez minutos escribir esto. Un atado de varias docenas de recuerdos que se encienden en lo que dura un tabaco. ¿Estaré por estas horas haciendo las cosas bien? No sé.

Leo, subrayo, respiro, y vuelvo a leer "el material". Al mismo tiempo, como todo menos lo que todavía no fue, no dejo de esperar el momento de tener esa hoja sobre el banco y vérmelas, lapicera en mano y la cabeza ahí donde debe estar, con los cien "verdadero-o-falsos" del último examen. El último, tal vez. No creo que hasta después de entonces haya otra actualización.

3 comentarios :

Blus dijo...

Desde aquí estaremos cruzando los dedos por ud...

Saludos!! :)

Sol dijo...

Tres días de ansiedad y dos noches de insomnio en la posada "la desesperación", incluye visita a "no me acuerdo de nada" y "que sea lo que Dios quiera". De Souvenir: un título universitario.
Precio: unas cuantas neuronas atrofiadas.

Mucha Merd!

gsnicolas dijo...

Exacto. Aguante el aguante!