27 dic. 2009

Felicidades

Hoy, como muchos domingos, fui al supermercado a comprar felicidad. Anduve durante media hora por las góndolas buscándola y me fui, volando entre las melodías del walkman. El último domingo de este año es el último de la década también, afirman los que dicen saber de esto. Época de encuentros y deseos de felicidad. Hay que pasarla bien. Cuentan que todo lo que alguna vez termina a su vez da lugar al comienzo de algo y eso es bueno. Aunque todavía no sepamos qué es.





ANDRES CALAMARO (EL SALMON): tu pavada / all u need is pop / me fui volando

1 comentario :

Sol dijo...

Siempre estamos esperando el comienzo o el final de algo. Es la ansiedad existencial. Todo lo malo pasa; lo bueno también. Y vivimos esperando algo mejor.
El cierre del año nos sirve para dejar atrás lo que queremos olvidar, y para rememorar aquello que nos gustaría que fuera eterno. Pero nada es eterno, nada es definitivo; todo es provisorio. El dolor más profundo y la felicidad más intensa son pasajeros. El resto es la rutina con la que lidiamos cada día.
Nunca dejamos de buscar, y eso es lo que nos empuja a levantarnos cada día.
Espero que encuentres la felicidad en el 2010! Aunque dudo que tenga que ver con un tiempo y un lugar.
Salud!