22 dic. 2008

Por el pelo de hoy...

El 22 de diciembre de 1987 Luca se fue a dormir y no volvió a despertar. La muerte, que en Europa varias veces le había sido esquiva, lo encontró esa noche en su casa de Alsina al 400 vaya uno a saber soñando cuáles sueños, cantando qué canciones, en su viaje de San Telmo al más allá. Lo mató su propia forma de amar la vida, por eso hoy no podemos dejar de recordarlo como la estrella más grande del rock. A los pendejos que no llegamos a verlo en directo nos dejó un legado impresionante de música con actitud que luego en los noventa nos ayudó a soportar una adolescencia aturdida entre megaconciertos internacionales, MTv y ley de convertibilidad. Así fuimos haciendo nuestros propios caminos en la Buenos Aires after Prodan. Como murciélagos abrigaditos en cuevas tristes.



2 comentarios :

Natanzuelo dijo...

El otro día justamente vi un documental sobre su historia. Una banda de cosas que no sabía...

gsNicolas dijo...

Es como que las historias de vida de Luca dieron pie a varias producciones, sean documentales, películas, libros, etc... hasta aquél capítulo de SIN CONDENA (canal 9), que tendría que buscar en lo de mis viejos si no es que lo tengo grabado en VHS!! (estará en youtube?) Leyenda o realidad, mito o verdad? No lo se, pero aguante SUMO!!