4 dic. 2007

Lanús


José era hincha inclaudicable de un equipo al que no llegó a ver conseguir un título en primera. Y socio vitalicio también, yo se que en algún lado está guardado ese carnet, amarillento y eterno. Lanús fue siempre su tierra y el club atlético fundado en 1915, cuando él ya era un pibe de siete e iba a la escuela con las hermanitas Legrand (alguna vez me contó que a Mirtha le decían "la llorona"), fue siempre su pasión. Sabía bancarse y salir airoso de tantísimas discusiones futboleras, sea contra xeneizes, millonarios, diablos rojos y hasta contra algún atrevido hincha de Racing que se animó a mofarse -vaya uno a saber con qué derecho- de este, el club de sus amores, al que nunca dejará de pertenecer. Yo soy hincha del rojo, aunque este domingo me grité la vida por vos, abuelo, que te fuiste hace once años pero de alguna forma extraña volviste para celebrar, ahora sí, la gloria del campeón.

1 comentario :

Hernan dijo...

Mas o menos lo que me pasó a mi con el campeonato del pincha el año pasado: mi abuela era hincha de Estudiantes.