10 nov. 2007

Gatos

Tato me hincha todo el tiempo. Mientras duermo de a poco me roba lugar en la cama. Cuando miro la tele se acuesta arriba y deja caer una pata para taparme la pantalla. Si se plancha él está ahí, mordiendo el cable porque juega. Es así con cada cosa. Además es un excelente arquero que ataja todas las que le tiro con una pelota de goma. El arco es el marco de la puerta. Se para ahí y no deja pasar ni una. Y si hay que volar para que no se meta en el ángulo, vuela y la saca. Mientras se come se echa en la otra punta de la mesa esperando que se termine para luego él intentar carroñar alguna sobra. A veces la espera parece que lo duerme, pero en realidad sólo está descansando. Es como en toda manada, donde primero comen los que consiguen el alimento, en este caso nosotros, y después el resto. Por eso es tan compañero, porque él mismo considera que la gente es su manada. Tal vez esa sea la causa de por qué no tiene vergüenza de nada frente a uno. Porque se siente uno más, o nos ve como sus semejantes. Yo, que ya le entiendo casi todo lo que me dice, a veces lo dejo pensando. Y eso le fascina. El último 7 de noviembre cumplió 7 meses. Los primeros de sus 7 vidas. Mi gato, Tato, es el de la foto. Es un fiel compañero y sabelotodo de la casa. Para él, Borges, y para todos lo gatos del mundo...


No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto divino,
te buscamos vanamente;
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

2 comentarios :

lau dijo...

A mi me flashea mucho de los gatos su capacidad autogenerar satisfacción. Lo hacen constantemente, y con clase! No hay momento del día en el que encuentre a mi gato haciendo algo que no le de placer.
Que lindo es TATO!!!!

gsNicolas dijo...

Es cierto! Aunque Tato odia ir al baño. Sí, le da asco tocar las piedritas aunque estén limpias. No se, se la da de fino, pero no lo queda otra que hacerlo ahí. Porque si llega a hacer en otro lado que no sea en su bandeja sabe que se le viene el diariazo en alguna parte de su cuerpo (donde llegue a darle mientras corre).
Pero sí, el resto del día hace lo que se la canta el bigote.